YOGURITO – BIOSEC – CHOCOLET – QUESO PROBIÓTICO

Con el compromiso de dar respuestas a problemáticas concretas de la sociedad, CERELA participa activamente en programas sociales alimentarios a nivel provincial y nacional. Así nacen los programas científicos-tecnológicos con impacto socio-productivo, frutos de un exhaustivo trabajo intersectorial entre el CERELA, los Ministerios de Desarrollo Social, Educación y Salud, la cartera de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, y PYMEs locales encargadas de elaborar los productos lácteos probióticos. En la actualidad este proyecto científico de transferencia tecnológica fue adoptado con éxito en otras provincias como Santiago del Estero, San Juan y Entre Ríos y el Municipio de Luján, mediante convenios entre CONICET – Gobiernos Provinciales y Municipios.

En 2007 se desarrolló un yogur adicionado con la cepa probiótico Lactobacillus rhamnosus CRL 1505 (CRL1505) cuyos efectos para reforzar las defensas naturales de niños en edad escolar, disminuyendo la incidencia de infecciones respiratorias e intestinales, fue demostrado mediante ensayos clínicos. Así nació YOGURITO, un alimento probiótico que a partir del año 2008 fue incluido, por el Gobierno de Tucumán, en los planes alimentarios de la provincia, para beneficio de todos los niños que lo consumen. Ante la demanda del programa de nuevos alimentos probióticos, la investigación científica-tecnológica constante posibilitó desarrollar otros productos utilizando la cepa CRL1505 expandiendo así, los beneficios en los niños que la consumen. Así nacieron, BIOSEC (año 2010), un bioingrediente en polvo de fácil transporte y conservación, que contiene la cepa CRL1505 deshidratada, para ser agregado a todo tipo de alimento líquido otorgando los mismos beneficios del alimento fresco; CHOCOLET (año 2012), una leche chocolatada probiótica que contiene la cepa CRL1505; QUESO PROBIÓTICO (año 2014), queso tipo tybo que contiene la cepa CRL1505 como cultivo adjunto. Los cuatro productos fueron incluidos en el Programa Social provincial, beneficiando a niños en edad escolar perteneciente a escuelas del interior y del Gran San Miguel de Tucumán, cuya ejecución se realiza a través del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Tucumán.

Como consecuencia de este exitoso programa, la Asociación de Productores de Leche de Tucumán (Aproleche) y empresas privadas, con la participación científica y productiva del CERELA y el Gobierno de Tucumán, lanzará próximamente al mercado de esa provincia la marca “Ñulac”, que contará con dos productos probióticos: yogur bebible y queso en barra, elaborados con la cepa probiótica CRL1505.

SANCOR BIO Y SANCOR BIO + FRUCTANOS NATURALES

SanCorBio, definido como un alimento probiótico, fue desarrollado conjuntamente entre CERELA – CONICET y SanCor en la década del ´80. Fue un proyecto pionero a nivel mundial, situación que permitió vulnerar las fronteras de nuestro país, con la participación de la empresa danesa Christian Hansen. Surge como respuesta a un problema típico de poblaciones infantiles con deficiencias nutricionales. Los pediatras del Hospital de Niños de Tucumán, plantearon al Dr. Guillermo Oliver, la elevada prevalencia de diarreas crónicas y la urgencia de controlarlas. Así, el Laboratorio de Ecofisiología Tecnológica, inició con entusiasmo la búsqueda de bacterias lácticas capaces de neutralizar las causas de esta enfermedad. Las investigaciones condujeron a la selección de Lactobacillus casei CRL 431 y L. acidophilus CRL 730, ambas de origen humano. El producto SanCorBio se comercializó desde 1995; recibió el “Sial de Oro 1998”, premio que se otorga en París a los mejores productos alimenticios del mundo. La continuidad de estudios en esta temática planteó otro desafío, orientado hacia un alimento simbiótico, que concluyó con el diseño de SanCorBio+Fructanos Naturales, comercializado desde 2006 hasta 2017.

BIOFLORA

Bioflora®, una fórmula para  restablecer el equilibrio de la microbiota intestinal y como tratamiento de  inflamaciones intestinales. Está formulado con cuatro bacterias lácticas benéficas aisladas de heces de personas sanas: Lactobacillus casei, Lactobacillus plantarum, Streptococcus faecalis y Bifidobacterium brevis, seleccionadas por sus propiedades probióticas en el Centro de Referencia para Lactobacilos (CERELA). La Planta Piloto de Procesos Industriales Microbiológicos (PROIMI),  se ocupó de la producción tecnológica y secado de los microorganismos de la fórmula. Ambos institutos dependen del CONICET.

El desarrollo del producto fue financiado por BioSidus, un laboratorio argentino que tiene a su cargo la comercialización.

AGENA BLOCAGIN Y GINEGEA CANDIDA

Estas fórmulas contienen Lactobacillus salivarius CRL 1328, microorganismo aislado de vagina de mujeres de Tucumán, productor de salivaricina, combinado con otras bacterias lácticas. Las bacterias lácticas vaginales se han seleccionado por sus propiedades probióticas en ensayos in vitro y en modelos experimentales animales. Posteriormente, se administraron a mujeres en ensayos fase I.  Se ha licenciado junto a otras cinco cepas de lactobacilos vaginales, con propiedades probióticas, a la empresa italiana Probiotical-Anidral para su comercialización en Europa.